De Textos...


Recuerdo la primera vez que estuve enfrente de algunas obras de Andrea Milde, me quedé sorprendido y hasta estúpidamente hipnotizado en aquella pequeña sala de exposiciones de la Puerta de Toledo: “es una artista que teje gobelinos mirando a Beuys”. Cuando este pensamiento expresado en voz baja llegó a oídos de Andrea sé que le sorprendió y me llamó en varias ocasiones para que le explicara mi razón teórica sobre aquella comparación. Lo cierto es que los tapices pictóricos de Andrea produjeron en mi ánimo un encuentro especialmente grato con una obra y con una técnica que llenaron muchas tardes de fábula en mis ya lejanas visitas a la Real Fábrica de Tapices. 

Siempre creí que el tapiz pictórico tenía mucho que ver con el viejo continente, con su cultura y con esta fascinante forma de medir y concebir el paso del tiempo que tenemos en Europa y que difiere lo suficiente del concepto urgente que se observa en los estados de América del Norte. La figura del artista del tapiz jamás la asocié con la del artesano pero sí con la de otra figura, ya desaparecida desde hace algún tiempo, hace algunos siglos: la del amanuense. Escribir con la arriesgada y caprichosa voluntad del hilo, tejer y construir bajo la atenta colaboración del tiempo, crecer bajo la amenaza y la presión del alto coste del error, urdir un proyecto a través de un arte específicamente solidario y necesariamente generoso.

Expresarse -como lo hace Andrea- a través del algodón y del hilo va a contracorriente de los tiempos que cercan ya el tercer milenio, en un hermoso duelo contra el tiempo: recordemos que la tecnología de hoy permite a los genios del universo cibernético el error en el trazo, en el dibujo, en el color o en la transparencia. Lo que es pura anécdota en los territorios de las vanguardias artísticas de hoy se convierte en batalla crucial en el tapiz que tiene depositados sus sueños -como en la obra de Andrea- en seguir enganchado a una atmósfera empapada de Andy Warhol, Robert Rauschenberg, Wolf Vostell y Fernand Léger.

Mi emoción se tradujo en certeza al ir siguiendo con curiosidad la obra nueva que iba concretando esta joven artista alemana que tiene sus ojos y sus poros radicalmente abiertos para dejar que su obra -estricta en su desarrollo y elaboración- sea la impresión y la expresión de lo que ve. El lenguaje de Andrea Milde es tan fértil como variado, luminoso y tremendamente libre: la composición de sus motivos nada tiene que ver con la casualidad y todo se ajusta a una intencionalidad superior y la calidad de los hilos y el objetivo de su urdimbre expresa una escala de valores que logra no sólo eficacia si no un argumento sólido que convierte a la pared en un muro abierto y lleno de comunicación y es eso lo que me recordó a Joseph Beuys y es -precisamente- lo que aleja a la obra de Andrea del tapiz tradicional. Es una obra donde la creación está al servicio de una idea que esta artista desea mostrarnos. Y lo hace con filtros exclusivamente posibles bajo una formación o concepción de arte pictórico: la búsqueda de una técnica que en sí misma sirva de metáfora de su pensamiento, la influencia de una escuela que ama y respeta y con el poso que su apasionada y fugaz influencia española le deja.

El empeño de Andrea es duro, arduo y tremendamente solitario: no esculpe piedra o madera, no pinta sobre lienzo o cartones y no hace “clic” sobre ningún ratón. Andrea Milde escribe entre hilos -a veces durante largas e interminables noches- para cubrir una pared -posiblemente, de azul.

Javier Tolentino
Letras
Página inicial
Biografía
Galería
Enlaces

Pie de imprenta








Un viaje...

Un sueño...

Un cuento...





Unas palabras..

De muros
y paredes


De tramas
y urdimbres

De personas
y personajes

De unidades
y uniformidad

De instantes
y pequeñas
eternidades


..y contextos








Javier Tolentino es colaborador de
diversos programas culturales de RNE. Actualmente dirige
el programa
"El Septimo Vicio".

Escribió este texto
con motivo de mi exposición en el Instituto Alemán de Madrid, en 1997
.

Otros textos:  B.Sterk (textile forum) Las Siete Marias...
 Inés  Monteira Arias (Oficio & Arte) Andrea Milde....