SiLasParedes
Si las paredes hablaran...

....Si estos testigos mudos de nuestra existencia pudieran hablar, ¿qué nos contarían sobre amores y desamores, sobre ilusiones y desilusiones, sobre aventuras y desaventuras, sobre felicidad y desesperación?

Pero no, no lo hacen. Soportan con estóico silencio las voluntades del hombre; desde las pinturas rupestres hasta los graffitis en nuestras calles; desde los murales puramente decorativos, hasta los reivindicativos y propagandísticos; desde el papel pintado y el gotelé, hasta los azulejos de diez por diez, ahí está el muro, está la pared, aguantando lo que le echen.

Las quitamos, los ponemos, como más nos conviene. Separan el exterior del interior, lo público de lo privado, esconden, protejen. Son límites para la libertad de movimiento y de visión, y campo de juego para la libertad de expresión.

Antaño, los tapices se tejían para cubrir muros y paredes, para dar a las estancias un aspecto más acogedor, para proporcionar mejor acústica y solucionar problemas de climatización. Y se tejían tapices, porque siendo una especie de mural portátil, se podían llevar a donde hiciera falta, sin grandes complicaciones.

Ellos sí hablan, algunos de guerras, otros de amores; cuentan acontecimientos históricos o episódios bíblicos, servían para rendir tributo a la vanidad terrenal de quiénes los encargaron, o a su devoción.

Hoy en día, los tapices pueden, pero ya no tienen que cumplir estas funciones prácticas. Quedan libres para buscar su razón de ser. Es cierto, la mayoría sigue teniendo como soporte algún muro o alguna pared, y ¿qué sería si se despegaran?, ¿si ellos mismos se convertieran en paredes, paredes textiles? En medio del espacio, sin más y, sobre todo, sin nada que tapar, sin nada que esconder....

Mostrando sus dos caras, la buena, pensada para el público, y la otra, la que en un principio está reservada  exclusivamente para el ojo de su creador.




Un cuento...






De instantes
y pequeñas
eternidades

De tramas
y urdimbres

De textos
y contextos


De personas
y personajes

De  unidades
y uniformidad